4 cosas que debes saber sobre la Industria 4.0

La industria, tal y como la conocíamos hace algunas décadas, está dejando paso a una nueva etapa. La cuarta revolución industrial está teniendo las mismas características que la primera, aunque en este caso cambiamos la introducción del telar mecánico por la incorporación del Internet de las cosas o el Big Data. La digitalización de los procesos industriales de la mano de la Industria 4.0 está modificando la forma de trabajar, la cualificación de los trabajadores y la base de muchos negocios industriales. Porque la digitalización no amenaza el trabajo, sino la forma en la que trabajamos

 

  1. Es cosa de PYMES más que de grandes empresas. La cuarta revolución industrial no tiene que ver sólo con grandes empresas, firmas con miles de empleados, complejas cadenas de montaje o empresas cotizadas. Esta cuarta revolución industrial ha venido de la mano de PYMES altamente innovadoras. Pequeñas empresas con un portfolio de productos o servicios muy reducido pero que saben hacer lo que hacen mejor que nadie. Esta revolución industrial se basa en la forma en la que este ecosistema de PYMES altamente innovadoras interaccionan con la grandes empresas tractoras de nuestro páis, modernizando sus procesos, aumentando su eficiencia y utilizando la mejor tecnología disponible.
  2. Aumenta el empleo especializado y de calidad. La primera revolución industrial se produjo gracias a la introducción de la tecnología en procesos industriales que hasta ese momento se realizaban de forma manual. La llegada del telar mecánico supuso un importante cambio, no sólo por el aumento de la eficiencia en los procesos sino también por la necesidad de especializar los puestos de trabajo. La llegada del telar mecánico supuso un importante cambio, no sólo por el aumento de la eficiencia en los procesos sino también por la necesidad de especializar los puestos de trabajo. Es cierto que la irrupción de esta maquinaria generó desempleo en los primeros años: se destruyeron cerca del 90% de los puestos de trabajo asociados a tareas artesanales. Sin embargo, treinta años después el empleo directo e indirecto en el sector textil había incrementado en un 4.400%, aumentando al mismo tiempo la eficiencia y el bienestar de los trabajadores. Este hecho se constató también en el sector agrícola de EEUU: desde el inicio del siglo XIX, el mercado de trabajo ha pasado de un 90% de trabajadores agrícolas a tan sólo un 2% en la actualidad. Todo ello teniendo en cuenta que las necesidades de alimentos a nivel global han aumentado conforme aumentaba la población. En este sentido de manifestó hace poco la asesora de la Comisión Europea y nodo coordinador de Blockchain en España, Almudena de la Mata. “Está claro que la digitalización afecta al mundo laboral, como la automatización afectó a la manufactura. La diferencia es que en el siglo XXI la humanidad no tiene una generación para adaptarse, sino que la misma generación laboral se ve afectada por los cambios”.
  3. Crea más valor y procesos más eficientes. Una publicación reciente del World Economic Forum compara los datos de las tres mayores compañías instaladas en Detroit con las tres mayores compañías de Sílicon Valley. Mientras las tres compañías más grandes de Detroit estaban valoradas en 36 billones de dólares, facturaban 250  billones y empleaban cerca de 1.2 millones de personas, las tres compañías más grandes de Silicon Valley tienen actualmente un valor de 1.09 trillones de dólares y facturan 247 billones. Sin embargo, cuentan con 137.000 trabajadores directos, diez veces menos que las de Detroit del año 1990. La digitalización crea más valor, emplea a trabajadores más cualificados y genera empleo de mayor calidad y estabilidad. 
  4. No afectará a todos los profesionales por igual. En este contexto, algunos auguran que el pleno desarrollo de la Industria 4.0 va a provocar una tormenta perfecta en el mercado de trabajo: Por un lado, crecerá la demanda de profesionales con alta retribución y cualificación en puestos creativos, así como de trabajos manuales menos retribuidos; sin embargo, la demanda de profesionales del segmento medio con baja cualificación disminuirá. La formación y cualificación de estos profesionales para incorporarlos a los procesos de digitalización de nuestra industria es uno de los retos más importantes a los que nos estamos enfrentando ya hoy.

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Sergio Almagro (jueves, 24 agosto 2017 21:45)

    Buena entrada Teo, sin duda IoT y BigData suponen una revolución en la industria al alcance de todo ingeniero o técnico con un poco de curiosidad y amplitud de miras. Desde mi experiencia en una empresa, aún se necesita bastante apoyo e impulso para su implantación, porque requiere de una fase de desarrollo en la que el empresario invierte recursos sin tener demasiado claro el beneficio a medio plazo.
    En mi campo actual de trabajo (agua y la automatización de regadíos), hemos empezado a desarrollar proyectos a medida que mezclan IoT y BigData con una reducción de costes entorno al 80% y la posibilidad de implementar soluciones antes inviables, gracias al amplio abanico de dispositivos sensores y nuevas e interesantes tecnologías de radio aplicables.
    Yo añadiría a este compendio el machine learning: tecnología en pleno auge que tiende a unirse a este club de la industria 4.0 y que, aunque menos al alcance de empresas no especializadas, empieza a democratizarse a través de API's y nuevos entornos que hacen más asequible su acercamiento a profanos.
    Un saludo.