Brain Computer Interface, el futuro ya es presente

Los Interfaces Cerebro-Computador (BCI en ingles) son unos dispositivos mediante los cuales una persona puede controlar un ordenador con el pensamiento leyendo su actividad neuronal.

Durante los últimos años he estado trabajando en la aplicación del Brain Computer Interface en diferentes proyectos de I+D+i relacionados con la robótica y el control, y bajo mi punto de vista no tardaremos mucho en introducir esta forma de trabajar con una computadora en nuestra vida cotidiana. Muchos estudios se basan en la aplicación típica de estos dispositivos orientada a personas tetraplegicas debido a una rotura en la medula espinal, puesto que estas personas siguen generando las señales del sistema motor en el cerebro, pero sencillamente se pierden al ser transmitidas por la médula espinal. Sin embargo existen muchas otras aplicaciones del sistema BCI que están comenzando a explorarse y que pronto darán su fruto.

 

Bajo mi punto de vista, las investigaciones en BCI actuales deben centrarse en la tecnología no invasiva que permite al paciente correr un riesgo cero para su salud durante la adquisición de la señal cerebral. Las más altas precisiones en la decodificación de las señales cerebrales así como en la clasificación de las mismas han sido obtenidas durante los últimos años utilizando métodos invasivos. Sin embargo, hay un gran margen de mejora bajo la utilización de métodos no invasivos tanto en el momento de la adquisición y procesado inicial de la señal cerebral como en los algoritmos utilizados para decodificar y clasificar dicha señal.

 

Sirva como ejemplo la aplicación NeuroPhone No más dedos. Los científicos de Dartmouth Andrew Campbell y Choudhury Tanzeem han utilizado su beca de la Fundación Nacional de Ciencias para crear el NeuroPhone. Conecta tu iPhone a un auricular Emotiv EPOC y podrás utilizar su aplicación para elegir una llamada de una lista únicamente por el pensamiento, sin manos. La aplicación utiliza una señal de reconocimiento de gran alcance llamada “P300″ (porque ocurre alrededor de 300 milisegundos después de ver una imagen) para identificar cuando el contacto que se muestra es al que desea llamar.

 

Tal y como señala el reputado científico de BCI del Estado de Nueva York Gerwin Schalk, todas estas aplicaciones añaden un nuevo nivel a la una o dos dimensiones de las capacidades del hardware no invasivo.

 

Es un tema apasionante sobre el que merece la pena profundizar.

Escribir comentario

Comentarios: 0